Conoce las radiantes acuarelas de Hermann Hesse

"En mis poesías con frecuencia se echa de menos el respeto habitual a la realidad, y cuando yo pinto, los árboles tienen caras y las casas ríen o bailan o lloran, pero que un árbol sea un peral o un castaño es algo que en general no se puede reconocer. Debo aceptar este reproche. Confieso que muchas veces mi propia vida me parece un cuento. Con frecuencia veo o siento el mundo exterior en un contexto y equilibrio con mi interior que debo llamar mágico". De: Kurzgefasster Lebenslauf ("Biografía resumida"), 1925

“En mis poesías con frecuencia se echa de menos el respeto habitual a la realidad, y cuando yo pinto, los árboles tienen caras y las casas ríen o bailan o lloran, pero que un árbol sea un peral o un castaño es algo que en general no se puede reconocer. Debo aceptar este reproche. Confieso que muchas veces mi propia vida me parece un cuento. Con frecuencia veo o siento el mundo exterior en un contexto y equilibrio con mi interior que debo llamar mágico”. De: Kurzgefasster Lebenslauf (“Biografía resumida”), 1925

Hermann Karl Hesse, nació el 2 de julio de 1877, en Alemania. Recibió la nacionalidad suiza en mayo de 1924. Fue escritor, poeta, novelista y pintor. En 1946 recibió el Premio Nobel de Literatura. Murió el 9 de agosto de 1962 en Suiza. Nos legó novelas de gran profundidad y trascendencia, tales como “Siddhartha” (1922), “Demian” (1919), “Narciso y Goldmundo” (1920), “Viaje a Oriente” (1932)… Sus obras indagan en las profundidades de la fragmentada personalidad humana, sus diferentes roles y actitudes, representados minuciosamente a través de sus personajes literarios. Sus obras traducidas a más de 40 idiomas, reflejan su seria búsqueda espiritual, su amor por Oriente y la intención de difundir la posibilidad de cambiar los viejos valores y tradiciones, hacia una visión del hombre más íntegra y relevante.

A la edad de 40 años, comienza a desarrollar una nueva forma de expresión a través de la pintura. Inicialmente esto es producto de una sugerencia del Dr. J. B. Lang, quien le incita a representar sus sueños a modo de terapia. Sus más de 3000 trabajos pictóricos, dotados de brillantes colores, representan su visión de su ciudad adoptiva Tessin y alrededores, autorretratos e ilustraciones para distintos libros y escritos.

Hagamos un breve recorrido a través de algunas de sus frases y acuarelas…

G.Ch.

Acuarela. Albogasio, 1925 "Cada uno de nosotros, artistas, aunque tenga que dudar mucho de sí mismo y considere que su talento y su habilidad son horripilantemente pequeños, tiene un sentido y una misión y, si permanece fiel a sí mismo, en su lugar rinde algo que sólo puede dar él. Si tú pintas conmigo en Tessin y los dos pintamos el mismo motivo, cada uno de nosotros no pintará tanto una porción de paisaje, como su propio amor a la naturaleza, y ante el mismo motivo cada cual hace algo distinto, algo único (...). Y ¡cuántos pintores que en el arte se consideraron chapuceros o bárbaros, más tarde demostraron ser nobles luchadores cuyas obras son con frecuencia de mayor consuelo y más amadas por los sucesores que las mayores obras de los maestros clásicos!". De una carta a Bruno Hesse, 1928

Acuarela. Albogasio, 1925
“Cada uno de nosotros, artistas, aunque tenga que dudar mucho de sí mismo y considere que su talento y su habilidad son horripilantemente pequeños, tiene un sentido y una misión y, si permanece fiel a sí mismo, en su lugar rinde algo que sólo puede dar él. Si tú pintas conmigo en Tessin y los dos pintamos el mismo motivo, cada uno de nosotros no pintará tanto una porción de paisaje, como su propio amor a la naturaleza, y ante el mismo motivo cada cual hace algo distinto, algo único (…). Y ¡cuántos pintores que en el arte se consideraron chapuceros o bárbaros, más tarde demostraron ser nobles luchadores cuyas obras son con frecuencia de mayor consuelo y más amadas por los sucesores que las mayores obras de los maestros clásicos!”.
De una carta a Bruno Hesse, 1928

"Por mi propia experiencia, sólo conozco ya una tensión y una concentración similares (a las de escribir) en la actividad de la pintura. Esto es lo que sucede: adaptar cada color individual al color vecino de modo correcto y cuidadoso es algo hermoso y fácil, se puede aprender y luego se puede practicar todo lo que se quiera. Pero, tener además presente todas las partes del cuadro, incluso las que todavía no se han pintado y no son visibles, y hacerlo de modo consistente y tenerlas en cuenta, sentir toda la red de múltiples mallas de vibraciones que se entrecruzan, es asombrosamente difícil y sólo se logra rara vez". De Kurgast ("Huésped de balneario"), 1925

“Por mi propia experiencia, sólo conozco ya una tensión y una concentración similares (a las de escribir) en la actividad de la pintura. Esto es lo que sucede: adaptar cada color individual al color vecino de modo correcto y cuidadoso es algo hermoso y fácil, se puede aprender y luego se puede practicar todo lo que se quiera. Pero, tener además presente todas las partes del cuadro, incluso las que todavía no se han pintado y no son visibles, y hacerlo de modo consistente y tenerlas en cuenta, sentir toda la red de múltiples mallas de vibraciones que se entrecruzan, es asombrosamente difícil y sólo se logra rara vez”.
De Kurgast (“Huésped de balneario”), 1925

Acuarelas. Kunstdrucke, Agnuzzo, 1924 “Yo no dedico gran afán a la posesión; me separo fácilmente de las cosas y las doy con facilidad. Pero ahora me abruma un afán por querer retener, sobre el cual a veces debo sonreír. En el jardín, sobre la terraza, junto a la torrecilla bajo la veleta, me siento día tras día y permanezco quieto durante horas, y de pronto me lleno de actividad y con lápiz y pluma, con pincel y pinturas, trato de reproducir esto y aquello de la floreciente y efímera riqueza que hay. Dibujo con esfuerzo las sombras de la mañana en la escalera del jardín y las revueltas de las gruesas serpientes de glicinias, y trato de reproducir los lejanos y vidriosos colores de las montañas al atardecer, que son tan delgadas como un hálito y tan radiantes como joyas. Después vuelvo a casa cansado, muy cansado, y cuando por la noche coloco mis hojas en la carpeta, casi me entristezco al ver lo poco que pude anotar y conservar de todo ello”. De: Zwischen Sommer und Herbst (“Entre el verano y el otoño”), 1930

Acuarelas. Sonnen Blumen "En respuesta a su saludo le envío un cuadrito que he pintado estos días, pues dibujar y pintar es mi forma de descansar. El cuadrito pretende mostrarle que la inocencia de la naturaleza, la vibración de un par de colores, incluso en medio de una vida difícil y problemática pueden devolvernos en cualquier momento la fe y la libertad en nosotros". De una carta a una estudiante en Duisburgo, 1930.

Acuarelas. Sonnen Blumen
“En respuesta a su saludo le envío un cuadrito que he pintado estos días, pues dibujar y pintar es mi forma de descansar. El cuadrito pretende mostrarle que la inocencia de la naturaleza, la vibración de un par de colores, incluso en medio de una vida difícil y problemática pueden devolvernos en cualquier momento la fe y la libertad en nosotros”.
De una carta a una estudiante en Duisburgo, 1930.

Anuncios